01.
EMPRESA
02.
CATALOGO
03.
EXPOSICIONES Y EVENTOS
04.
COMO COMPRAR
05.
POLITICA DE USO
06.
REGALOS COLECTIVOS
07.
CONTACTENOS
    Buscador avanzado de arte uruguayo
Título / autor / estilo
Dimensiones (cm) Alto:    entre y
Ancho: entre y
Precio (USD) Entre y
Compartir

Usted está en : Home / Curriculums - Antoni Tápies

CURRICULUM

AUTOR : Antoni Tápies
FECHA DE NACIMIENTO : 1923-12-13
LUGAR DE NACIMIENTO : Barcelona, España
COMENTARIOS

Nació en Barcelona (España) el 13 de diciembre de 1923.

Era una familia involucrada desde mediados del siglo XIX en una tradición editorial y librera que despierta muy pronto en el artista un amor por los libros y la lectura. 

Hijo del abogado Josep Tàpies y Mestres y de María Puig y Guerra, quien provenía de una familia de políticos catalanistas. La profesión de su padre y las relaciones de su familia materna con miembros de la vida política catalana propiciaron un ambiente liberal durante la infancia del artista. Tàpies siempre remarcó que la confrontación entre el anticlericalismo de su padre y el catolicismo ortodoxo de su madre le llevaron a una búsqueda personal de una nueva espiritualidad, que encontró en las filosofías y religiones orientales, principalmente el budismo zen.

Esta predisposición literaria se ve acentuada por la larga recuperación de una enfermedad pulmonar. Según propia confesión, su vocación artística despertó con un número de Navidad de la revista D'Ací i d'Allà de 1934, que presentaba un extenso panorama del arte moderno internacional. Uno de los hechos que marcaron su vida fue su convalecencia por tisis a los 18 años, circunstancia que le hizo replantearse el sentido de su vida, así como su vocación, ya que durante su recuperación se dedicó intensamente al dibujo.

Los estados febriles que padeció le provocaron frecuentes alucinaciones que serían primordiales para el desarrollo de su obra. Durante su estancia en el sanatorio de Puig d'Olena (1942- 1943) se refugió en la música (Wagner) y la literatura (Ibsen, Nietzche, Thomas Mann), y realizó copias de Van Gogh y Picasso.  Progresivamente Tàpies se dedica con mayor intensidad al dibujo y la pintura, y acaba dejando sus estudios de Derecho para dedicarse plenamente a su pasión.

De formación autodidacta, Tàpies creó un estilo propio dentro del arte de vanguardia del siglo XX, en el que se combinaban la tradición y la innovación dentro de un estilo abstracto pero lleno de simbolismo, dando gran relevancia al sustrato material de la obra. Cabe destacar el marcado sentido espiritual dado por el artista a su obra, donde el soporte material trasciende su estado para significar un profundo análisis de la condición humana.

En la década de los cuarenta ya expone sus obras, que destacan en la panorámica artística del momento.  Partícipe de una sensibilidad generalizada que afecta a los artistas de ambos lados del Atlántico, a raíz de la II Guerra Mundial y del lanzamiento de la bomba atómica, Antoni Tàpies expresa muy pronto un interés por la materia, la tierra, el polvo, los átomos y las partículas, que se plasma formalmente en el uso de materiales ajenos a la expresión plástica academicista y en la experimentación de nuevas técnicas. Las pinturas matéricas forman una parte sustancial de la obra de Tàpies y constituyen un proyecto que sigue desarrollándose en la actualidad.

En 1948 fue uno de los fundadores de la revista y del movimiento conocidos como Dau al Set, relacionados con el surrealismo y el dadaísmo. El líder de este movimiento fue el poeta catalán Joan Brossa y, junto a Tàpies, figuraron Modest Cuixart, Joan Josep Tharrats, Joan Ponc, Arnau Puig y posteriormente Juan Eduardo Cirlot. La revista perduró hasta 1956 pero Tàpies había marchado a París (Francia) en 1950 y se había alejado del grupo aunque siguiera colaborando esporádicamente en la publicación.

En 1948 expuso por primera vez su obra en el I Salón de Octubre de Barcelona, mostrando dos obras de 1947: Pintura y Encolado. Ese año conoció a Joan Miró, uno de sus más admirados artistas. 

En 1949 participó en la exposición Un aspecto de la joven pintura catalana en el Instituto Francés de Barcelona (España), donde lo vio Eugeni d’Ors, que lo invitó al VII Salón de los Once, en Madrid (1950). 

En 1950 hizo su primera exposición individual en las Galeries Laietanes de Barcelona (España), donde volvió a exponer en 1952.

Becado por el Instituto Francés, viajó a París (Francia) en 1950, consiguiendo exponer en el concurso internacional Carnegie de Pittsburgh y donde conoció a Picasso.

En 1950 fue seleccionado para representar a España en la Bienal de Venecia (Italia),  donde participó varias veces.

En 1953 expuso en Chicago (USA) y Madrid (España); ese año la marchante Martha Jackson le organizó una exposición en Nueva York dándolo a conocer en Estados Unidos.

El mismo año ganó el primer premio del Salón del Jazz de Barcelona, y conoció al crítico Michel Tapié, asesor de la Galería Stadler de París (Francia), donde expuso en 1956 y varias veces más desde entonces. 

En 1954 se casó con Teresa Barba y Fàbregas, con la que tuvo tres hijos: Antoni (poeta), Clara y Miquel Àngel.

Durante los años cincuenta y sesenta, Antoni Tàpies irá elaborando una serie de imágenes, generalmente extraídas de su entorno inmediato, que aparecerán en las distintas etapas de su evolución.  Muchas veces, una misma imagen, además de aparecer representada de diversas formas, tendrá múltiples significaciones diferenciadas que se irán superponiendo.

Su mensaje se centra en la revaloración de lo que se considera bajo, repulsivo, material (no en vano Tàpies escoge a menudo temas tradicionalmente considerados desagradables y fetichistas, como un ano defecando, un zapato abandonado, una axila, un pie y otros similares).

Asimismo, la obra de Antoni Tàpies ha sido siempre permeable a los acontecimientos políticos y sociales del momento. A finales de los años sesenta y principios de los setenta, su compromiso político contra la dictadura se intensifica, y las obras de este período tienen un marcado carácter de denuncia y protesta de reivindicación catalanista y de oposición al régimen franquista, generalmente con palabras y signos sobre los cuadros, como las cuatro barras de la bandera catalana (El espíritu catalán, 1971).

Ese activismo le llevó igualmente a acciones como el encierro del convento de los Capuchinos de Sarrià para constituir un sindicato democrático de estudiantes (1966) o la marcha a Montserrat en protesta por el proceso de Burgos (1970), por la que fue encarcelado durante un corto espacio de tiempo.

Coincidiendo los setenta con la eclosión del arte povera en Europa y el posminimalismo en Estados Unidos, Tàpies acentúa su trabajo con objetos, no mostrándolos tal como son, sino imprimiéndoles su sello e incorporándolos a su lenguaje.

A principios de los ochenta, una vez restaurado el Estado de derecho en España, el interés de Tàpies por la tela como soporte adquiere una fuerza renovada. Durante esos años, realiza obras con goma-espuma o con la técnica del aerosol, utiliza barnices y crea objetos y esculturas de tierra chamoteada o de bronce, y se mantiene muy activo en el campo de la obra gráfica.

Paralelamente a la producción pictórica y objetual, Tàpies ha ido desarrollando desde 1947 una intensa actividad en el campo de la obra gráfica. En este sentido, vale la pena destacar que el artista ha realizado un gran número de carpetas y libros de bibliófilo en estrecha colaboración con poetas y escritores como Alberti, Bonnefoy, Du Bouchet, Brodsky, Brossa, Daive, Dupin, Foix, Frémon, Gimferrer, Guillén, Jabès, Mestres Quadreny, Mitscherlich, Paz, Saramago, Takiguchi, Ullán, Valente y Zambrano, entre otros.

Fue un pintor, escultor, y teórico del arte español. Uno de los principales exponentes a nivel mundial del informalismo, está considerado como uno de los más destacados artistas españoles del siglo XX.  La obra del artista catalán goza de un centro de estudio y conservación en la Fundación Antoni Tàpies de Barcelona.

La obra de Antoni Tàpies se ha expuesto en los principales museos de arte moderno del mundo.  Entre las más destacadas se encuentran las realizadas en Barcelona (España), Madrid (España), París (Francia), Nueva York (USA), Washington (USA), Munich (Alemania), Bilbao (Portugal), Berna (Suiza), Buenos Aires (Argentina), Hanóver (Alemania), Caracas (Venezuela), Zúrich (Suiza), Roma (Italia), Sankt Gallen (Suiza), Colonia (Alemania), Kassel (Alemania), Londres (Inglaterra), Cannes (Francia), Tokio (Japón), Ámsterdam (Holanda), Milán (Italia), Viena (Austria), Bruselas (Bélgica), Praga (República Checa), etc.

Además de ser nombrado Doctor Honoris Causa por diversas universidades, Tàpies fue galardonado con diversos premios y distinciones, entre ellos:

1955- Premiado en la III Bienal Hispanoamericana en Barcelona (España), y expuso en Estocolmo con Tharrats, presentados por Salvador Dalí.

1958- Tuvo sala especial en la Bienal de Venecia (Italia), y ganó el Primer Premio Carnegie y el Premio Unesco.

1960- Participó en la exposición New Spanish Painting and Sculpture en el  MOMA de Nueva York

1960- Tokio (Japón)

1964- Nueva York (USA)

1966- Menton (Francia)

1981- Premio de la Fundación Wolf de las Artes

1983- Medalla de Oro de la Generalidad de Cataluña

 1990- Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

1993- Medalla Picasso de la Unesco

2003- Premio Velázquez de Artes Plásticas.

Como reconocimiento a su trayectoria artística el rey Juan Carlos I le otorgó el 9 de abril de 2010 el título de Marqués de Tàpies.

En 1990 abrió las puertas al público la Fundación Antoni Tàpies, institución creada por el propio artista para potenciar el arte contemporáneo, situada en el edificio de la antigua Editorial Montaner y Simón.

Como teórico del arte, Tàpies ha desarrollado una tarea de ensayista que ha dado lugar a una serie de publicaciones, algunas traducidas a distintos idiomas. Publicó artículos en Destino, Serra d’Or, La Vanguardia, Avui, etc., la mayoría recopilados en los libros La práctica del arte (1970), El arte contra la estética(1974), La realidad como arte (1982) y Por un arte moderno y progresista (1985), El arte y sus lugares (1999) y Valor del arte (2001), así como la autobiografía Memoria personal (1977). En sus obras atacó tanto el arte tradicional como la extrema vanguardia del arte conceptual.

Con la transición al siglo XXI Tàpies no dejó de recibir numerosos reconocimientos tanto a nivel nacional como internacional, organizándose exposiciones retrospectivas de su obra en los mejores museos y galerías del mundo.

En 2003, en ocasión de su octogésimo aniversario, se celebró una retrospectiva con sus mejores obras en la Fundación Antoni Tàpies, con asistencia del público en una jornada de puertas abiertas.

En 2004, se organizó un homenaje a su figura en el MACBA de Barcelona, con una gran exposición formada por 150 obras realizadas desde los años 1940 hasta el presente, contando con pinturas, esculturas, dibujos y diversas creaciones del genial artista.

Entre sus últimos actos públicos cabe destacar su colaboración con José Saramago el año 2005 en defensa del grupo pacifista vasco Elkarri, o la donación el mismo año de su obra 7 de noviembre al Parlamento de Cataluña con motivo del 25 aniversario de la restauración del mismo. 

En octubre de 2007 cedió una obra original suya a la campaña contra el cierre de las emisiones de TV3 en Valencia (España), para que se vendiesen sus reproducciones a diez euros y así sufragar la multa impuesta a ACPV por parte de la Generalidad Valenciana.  

El mismo año dejó un mensaje en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes que no se abrirá hasta el 2022. 

 

Antoni Tàpies falleció el 6 de febrero de 2012 en su domicilio de Barcelona (España), a los 88 años. 

CIUDADELA 1427/35 - C.P. 11.000 - TELÉFONO (00598) 2 908 12 42 - MONTEVIDEO - URUGUAY info@portondesanpedro.com